Traductor

jueves, 23 de junio de 2011

TESTIMONIOS DE LILIANA GRINHAUZ Y DE GABRIEL VACCARINO

Reproducimos dos testimonios encontrados en la red. Como en la imagen que ilustra la entrada, uno es triste y el otro alegre. El primero es de Liliana Grinhauz-Roitman que vive en Israel y fue intervenida de la CCSVI en la clínica de Varna (Bulgaria). El segundo es de Gabriel Vaccarino que vive en Argentina y fue intervenido en Buenos Aires (Argentina). El lector encontrará un relación completa de los testimonios recogidos en nuestro blog pinchando aquí.

TESTIMONIO DE LILIANA GRINHAUZ-ROITMAN

Hola, mi nombre es Liliana Grinhauz-Roitman y vivo en Israel. Padezco de EM desde el 95 y después de probar todo lo convencional Rebif, Avonex etc.. y ver que nada me ayudaba me enteré del tratamiento de la CCSVI y decidí viajar a Varna (Bulgaria). De esto hace ya 7 meses. En la revisiones me descubrieron una de vena tapada y otra vena en la que la sangre corría en dirección contraria así que los médicos mucho no tenían que hacer pero decidieron proceder igual a la intervención. Puedo contar que el segundo día sentí una mejoría mínima. Estoy en silla de ruedas, con temblores en las manos, y un montón de síntomas más muy negativos.

La mejoría que sentí es que pude dar unos pasos y me sentía menos cansada. Fue una alegría impresionante. Lamentablemente, la alegría duró una semana y todo volvió atrás. Hoy en día, lo único que hago es que estoy en un centro de rehabilitación en el que hago actividades como fisioterapia y otras actividades para mejorar el habla, y reforzar el cuerpo. Escribo estas líneas porque me parece importante que se sepa que, a pesar de que viajé con muchas expectativas, lamentablemente no a todos les ayuda este tratamiento. Les deseo a todos y a mi misma que puedan liberarse de la EM.

TESTIMONIO DE GABRIEL VACCARINO

Muy buenas a todos,

Les cuento que en febrero de 2010 me diagnosticaron EM. Tuve 5 brotes, 4 me afectaron la vista, 3 la vista y la coordinación en la marcha y 1 adormecimiento del lado izquierdo de la cara y lengua. A mediados de diciembre, interrumpí el tratamiento con COPAXONE. A principios de febrero de 2011 tuve una recaída del último brote. En marzo, realice estudios en las venas del cuello con los doctores Dra. Mariana Cannellotto, Cristian Shulte y Guillermo Eisele. Me diagnosticaron CCSVI. Encontraron estenosis en las venas yugular izquierda y ácigos, efectuando en las mismas, angioplastia para liberar la circulación de la sangre. Llevo tres meses de la intervención, sin brotes con una mejora notable en la calidad de vida.

El cansancio extremo, ese agotamiento que es difícil de explicar sin haber realizado actividad alguna, se fue con el tratamiento de cámara hiperbárica que tuve antes y con la intervención. Es increíble como revertí la diplopía en el campo visual derecho, la tolerancia al calor, luego de la intervención. Estoy recuperando las actividades que tenía antes del diagnóstico.

Quiero agradecerles a los doctores Cannellotto, Shulte y Eisele, por brindarme la posibilidad de revertir las discapacidades de la CCSVI, a mi tío, Carlos Espinoza, que me dió el tratamiento de cámara hiperbárica. Un agradecimiento especial a Mercedes Bernat, que por medio de la carta publicada en el diario La Nación, conocí la CCSVI y la relación con la EM.

Muy buen fin de semana y feliz día del padre.

2 comentarios:

  1. No se por qué, y no quiero ser mal pensado, pero los casos que conozco de gente intervenida en Varna, siempre van mal.

    Siempre hay complicaciones o son venas que no se pueden reparar, y por no comentar el caso de nuestro querido compañero Juanma, que después de la intervención estuvo entre la vida y la muerte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, yo también me acordé de Juanma. No sé que pensará él, pero me gustaría saberlo porque es una persona a la siempre escucho con mucha atención y respeto.

    ResponderEliminar